Siete casas en Francia. Bernardo Atxaga

Siete casas en Francia. Bernardo AtxagaHace ya unos días que terminé la lectura de Siete casas en Francia, de Bernardo Atxaga. ¡¡Estoy lanzado!! 😀

Este libro ha sido mi segunda adquisición en Circulo de Lectores y como os comentaba la elección también ha estado basada exclusivamente en el autor del libro. Buscaba prosa de calidad y una historia sólida, esperaba que Bernardo Atxaga me las proporcionase. Las dudas se sostenían en el hecho de que éste es el primer libro en el que Bernardo Atxaga abandona Obaba, el país imaginario en el que se ambientaban sus anteriores obras y exploraba nuevas tierras y tiempos.

La historia se ambienta en una estación militar en el Congo Belga a principios del siglo XX y se construye alrededor, fundamentalmente, de Africa y de los oficiales que habitan la estación. Rivalidades, competencia, corrupción, violencia, explotación.

Me ha gustado. Es una novela sólida, bien escrita, bien hilada. Los personajes son de cuerpo entero, sin fisuras, muy reales. Una lectura realmente entretenida.

Puestos a buscarle las cosquillas opino que la trama podría haber dado mucho más de sí. Contiene algunos puntos de apoyo muy interesantes que hubieran dado para un desarrollo mucho más extenso, me ha sabido a poco al final.

Como nota al margen comentar que empecé a leer el libro en papel y lo terminé en mi recién adquirido Kindle (ya os hablaré de este tema en otro post).

Por cierto, el siguiente libro en mi cola de lectura es Todo va a cambiar, de Enrique Dans, doy un pequeño salto desde la novela a la divulgación. Ya os contaré.

El vencedor está solo. Paulo Coelho

El vencedor está soloComo os contaba, “El vencedor está solo“, de Paulo Coelho es el libro que escogí como mi primera compra en Circulo de Lectores. No tenía referencias del libro, pero de entre la corta selección que el agente de Circulo de Lectores me ofrecía era el que más me apetecía; he de reconocer que única y exclusivamente por el nombre del autor.

Se trata de una novela de intriga ambientada en Cannes durante la celebración del festival de cine. Igor, un millonario ruso, con un turbio pasado militar en Afganistan, viaja a la ciudad con el objetivo de recuperar a su ex mujer que le abandonó para iniciar una relación con un famoso modisto árabe.

La novela está bien escrita, Paulo Coelho, efectivamente domina el lenguaje. La calidad de su prosa es buena, no preciosista, pero si buena; pero la trama no me atrapó. El reclamo de ambientar la novela en el exclusivo ambiente de Cannes durante la celebración del festival de cine, pues que queréis que os diga, no me dice nada. Paulo lo utiliza para sostener el concepto de “Superclase” refiriéndose a la fauna típica de estos eventos: productores de cine, modistos, diseñadores, modelos, aspirantes a modelos, actrices, aspirantes a actrices; y el resto de variaciones sobre el mismo tema. Esa Superclase es la tela sobre la que Paulo pretende “bordar” su trama de intriga, pero las puntadas no le han quedado finas y, al menos yo, he percibido una falta de sintonía entre el ambiente y la trama que me ha hecho sentir a veces que el ambiente no aportaba, o que la trama no era consistente.

Al terminar el libro me he quedado con una cierta sensación de desencanto, no, no me ha gustado. No es un mal libro, pero no ha sabido atraparme.

La parte positiva es que lo he leído, un libro más, mi objetivo de retomar el hábito de la lectura (de literatura) sigue avanzando y éste es  un paso más. Esa sensación de desencanto con la que me ha dejado este libro refuerza las ganas que ya tengo de coger el siguiente buscando resarcirme. Y el siguiente es “Siete casas en Francia” de Bernardo Atxaga. Mi segunda adquisición de Circulo de Lectores. También es una elección basada en el autor. Ya os contaré.

La gran bruma. Juan Pedro Aparicio

La gran brumaPresumo de leer mucho, corrijo, presumo de haber leído mucho. He leído hasta guías de teléfono, leer era una verdadera adicción, el vicio confesable. Hace muchos años de eso.

Pero leer es el vicio al que quieres volver y yo estoy en el intento de hacerlo, llevo ya un tiempo y no estaba teniendo mucho éxito. El Ulises de James Joyce no es una buena elección para despertar de nuevo el hábito, no pude leerlo en su día y mucho menos he podido leerlo ahora. No hay prisa, le llegará su momento. No es una rendición, solo un segundo aplazamiento, sigue aparcado en la estantería esperando a que yo esté preparado para él.

La ocasión llegó con un regalo, un regalo inesperado de tres libros. No conocía ninguno de ellos y ninguno de ellos parecía especialmente trascendente. Quizás era justo lo que necesitaba.

He leído el primero, La gran bruma de Juan Pedro Aparicio. No conocía el libro, tampoco al autor. Lo he leído fácil, 213 páginas de trama policíaca con ciertos tintes de ¿humor?, ¿ironía?. No es un libro que deje huella en el lector y mucho menos en la literatura. Diría que ni siquiera la trama es redonda, un poco deslabazada y chirriante en algunos aspectos. La calidad de la escritura es aceptable, sin florituras, directa, sin enredarse en ejercicios de virtuosismo pero sin perder un mínimo de corrección y estilo. En todo caso ha cumplido con el objetivo de entretenerme unas horas con un ejercicio, la lectura, que es el único que te permite, no, que te obliga; a desconectar la mente del mundo real al mismo tiempo que la ejercitas navegando por el mundo literario.

Y como si de una conjura se tratara, el mismo día que terminé de leerlo atacó mi puerta un joven, verborreico, e insultantemente sonriente promotor del Circulo de Lectores. El Círculo de Lectores es una empresa que despierta en mi añoranzas de mi niñez y mi juventud. Mi madre ha sido socia del mismo durante más de cuarenta años y este hecho ha sido determinante para que en la casa de mis padres haya más de 2.000 libros (a ojo de buen cubero) de todo tipo y condición, aunque con una clara tendencia a la literatura clásica y de calidad. Una circunstancia que alimentó mi adicción a la lectura que ahora estoy intentando recuperar.

El caso es que a pesar de lo increíblemente anacrónico que me parece, desde el punto de vista del negocio, un planteamiento como el del Circulo de Lectores; el muchacho consiguió que “me uniese a la secta” como el mismo calificó la ceremonia, después de haber utilizado con ritmo de ametralladora absolutamente todos los cliches de la venta “a puerta fría”, incluido el alabarme lo bien que me conservo para mi edad 🙂

El caso es que ahora tengo la “obligación” de comprar algún artículo de la dichosa revista cada dos meses, durante 14 meses, 7 libros en total. El primero hoy me  lo ha entregado la agente de mi zona, El vencedor está solo, de Paulo Coelho, libro del que tampoco tengo referencias pero que era el que más me apetecía de entre la selección de libros que en la primera compra te dejan a mitad de precio (el resto eran best sellers de todo tipo y condición). De Paulo Coelho espero una literatura con más empaque y que me ayude a alimentar el pequeñito fuego que he conseguido volver a encender. Os lo contaré, pero eso será cuando lo termine.

Bienvenidos de nuevo a mi blog, después de más de un año de no escribir nada en él tengo intención de acompañar mi vuelta a la lectura con breves apuntes como éste. Espero conseguir que una vez dado el primer paso, mi ritmo de lectura (de literatura) y de escritura se consolide y se vuelva a convertir en un maravilloso vicio.

Buenas noches, dulces sueños.

Datos no tan irrelevantes sobre El Quijote

< ?xml version="1.0" encoding="utf-8"?> < !DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Transitional//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-transitional.dtd"> Untitled document

Los chicos de Microsiervos han publicado un artículo titulado "Datos irrelevantes sobre El Quijote", en el que, aprovechando que El Quijote ha sido ya totalmente digitalizado por el proyecto Gutemberg , muestran algunos datos, según ellos irrelevantes, sobre la obra. Sigue leyendo